Ajoblanco de almendras y cerezas con Amarga y Pica

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Vota esta entrada

Hoy tenemos entre nosotros una receta riquísima y muy fresca, hecha con AOVE Amarga y Pica, que servirá perfectamente como receta de apertura y para picotear un poco antes del plato principal. Esta receta es ajoblanco de almendras y cerezas, ideal para colocar en cualquier reunión de amigos y sorprenderles. Además, es una receta que sale muy bien económicamente, ya que los ingredientes que vamos a usar son de uso cotidiano como pueden ser cerezas y un poco de almendras. También usaremos ajos que puedes comprar en tu local más cercano, así como pan y vinagre. Para la parte de las almendras, si algún comensal es intolerante, son fácilmente sustituibles. Con todo esto haremos una crema con un espesor muy intenso y agradable, dando una textura que sorprende al gusto y vista.

El aceite que hemos usado es Amarga y Pica, un aceite recolectado en cosecha temprana en los lindes de Sierra Nevada. Hemos usado este aceite por que nos va a dar un espesor mucho más firme y homogéneo por sus altos índices de polifenoles, así como que nos va a dar un sabor a almendrado y amargo que hara buen contraste con nuestra crema de ajoblanco.

Receta Ajoblanco de almendras y cerezas con AOVE Amarga y Pica

Dificultad: Fácil | Duración: 30 minutos

Ingredientes:

  • 150g de almendras (pueden sustituirse)
  • 50g de Pan de puebla
  • 1 c/s de Vinagre de Jerez
  • 300gr de cerezas (deshuesadas)
  • Aceite de Oliva Amarga y Pica
  • 1 diente de ajo
  • Sal

 

Creación crema de cerezas con almendras

Para poder llegar a crear la crema, necesitaremos unas cerezas que tenga mucho cuerpo. Puedes buscar del tipo de que crezca en montañas de gran altura, ya que suelen ser muy grandes y huesas. Esto lo haremos para conseguir una textura mucho más densa y evitar que se forme líquidos innecesarios. Una vez hayamos separado los 300g de cerezas, tendremos que deshuesarlas si es necesario una a una, con un pequeño cuchillo que esté afilado y redondeado para evitar sorpresas. Posteriormente las lavaremos con agua fría para no agrietarlas y perder consistencia. El rabo de la cereza tampoco lo necesitamos, por lo que se lo tendremos que extraer, con cuidado de no dejar restos dentro de la cereza.

Una vez hecho esto, pasaremos a triturarlas en un bol con la batidora o Thermomix. Añadimos el ajo troceado en tamaños medios y soltamos dentro del bol. Espolvorearemos un poco de sal que habíamos preparado antes de empezar a triturar. Trituramos los ajos si están muy duros antes de soltarlos. Se recomienda usar salina de manantial ya que la pureza va a conseguir que el sabor sea más propio de la cereza.

Después trocearemos el pan que hemos apartado el cual también recomendamos que sea pan de puebla, por la textura de la masa que consiguen con este pan. Podéis usar el que más os guste, incluso usando uno de semillas puede dar un toque diferente. Después soltaremos el vinagre de Jerez. Usamos este tipo ya que viene de vinos de Jerez, tocados por un sistema de envejecimiento de botas. Este sistema puede adoptar los vinos jóvenes las características de los más viejos. Con esto conseguiremos que tenga un fuerte sabor para mantener la densidad.

 

RELACIONADO  Ensalada de Naranja, Aguacante y ventresca de Bonito

Ahora toca el momento, sin aún triturar nada, de echar todas las almendras que habíamos sacado. Recomendamos no usar almendras saladas, pues ya hemos hecho esa parte con la sal de manantial en pasos anteriores. Si no nos gusta las almendras podemos sustituirlo por otro tipo de fruto seco. Aunque si nuestro caso es que somos intolerantes o alérgicos, se puede sustituir con alguna legumbre crujiente que tengamos por casa. Recomendable poner en remojo media hora antes las almendras para que no queden muy duras a la hora de batirlas.

Trituraremos a máxima potencia. Si vais a usar Thermomix, serán 3 minutos. Os quedará una crema de color rosa con trocitos de piel que ahora limpiaremos. Ahora toca añadir nuestro aceite de oliva Amarga y Pica a la mezcla. Mientras hacemos la mezcla batiremos de forma lenta para que vaya emulsionando todo. Usaremos este aceite propio de los lindes de Sierra Nevada. Nos quedará una crema muy suave a la vista.

A partir de ahora, podéis echar un poco de agua para darle la textura más liquida si os gusta mejor así. En este caso, hemos dejado en el frigorífico hasta la hora de servir, con ello ha hecho que la mezcla sea un poco más espesa.

Emplatar la crema con un toque especial

Para finalizar, hemos querido darle un toque de presentación idóneo. Troceamos un poco de cereza y lo posamos encima de la mezcla una vez servido en taza o vaso. Añadimos una cucharada sopera de Amarga y Pica para que quede por encima haciendo una lámina que recubre la mezcla. Con esto ya tendríamos hecha nuestra receta de ajoblanco con almendras y cerezas.

Fácil, ¿verdad?

[site_reviews_summary assigned_to=”post_id” schema=”true” hide=”rating,bars,if_empty”]

[site_reviews_form assign_to=”post_id” hide=”title,content,name,email,terms”]

Puedes encontrar la receta original en el blog de Ana, de Cocinando Entre Olivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *