Calorías del aceite de oliva, ¿de qué se componen?

que calorias tiene el aceite de oliva

¿Sabes cuántas calorías tiene el aceite de oliva? El aceite de oliva virgen extra ha sido desde siempre uno de los alimentos más representativos de la dieta mediterránea y también uno de los más beneficiosos para nuestra salud. Nos aporta aproximadamente 9 Kcal por gramo. Y alguien puede pensar, “¡el aceite de oliva engorda demasiado, no puedo permitirme tomarlo!” Este es un error que no podemos cometer si queremos llevar una dieta saludable y equilibrada, ¿verdad?

Si eres de la opinión anterior prepárate para cambiar tu forma de tomar aceite de oliva.

¿Cuántas calorías tiene el aceite de oliva? ¿Engorda consumirlo?

Las calorías del aceite de oliva difieren según el tipo de aceite y de la variedad de aceituna empleada en su elaboración. Además, la composición de algunos aceites sin filtrar difiere un poco de los que si lo están ya que contienen una pequeña parte de pulpa y agua que quedan presentes en el aceite tras su extracción. Mediante procedimientos mecánicos estos componentes son eliminados del aceite posteriormente.

En general, el aceite de oliva contiene unas 9 Kcal por gramo. Una cucharada sopera de aceite de oliva contiene unos 15 gramos que nos van a aportar aproximadamente 135 Kcal.

El aceite de oliva es saludable, pero ¿cuánto aceite de oliva debemos consumir en un día?

El aceite de oliva está compuesto en un 100% de grasa, y por lo tanto nos engordará si lo consumimos en exceso, aunque si hacemos un consumo responsable de este oro líquido también obtendremos muchos otros beneficios.

Es más recomendable su consumo en crudo, no obstante, si lo utilizamos para freír, no debemos olvidar retirar el aceite sobrante con algún tipo de papel absorbente de los alimentos una vez acabada la fritura. El aceite se desestructura al elevarlo a altas temperaturas y se pierden muchas de sus propiedades nutricionales.

Debemos saber que las Kcal del aceite de oliva no son calorías vacías. Las calorías vacías son calorías aportadas por algunos alimentos que nos proporcionan mucha energía (Kcal) pero ningún nutriente, como por ejemplo el alcohol. Las Kcal del aceite de oliva aportarán a nuestro organismo muchos de los nutrientes esenciales que necesitamos diariamente.

Algunos expertos en nutrición e incluso la Unión Europea sobre declaraciones autorizadas de propiedades saludables de los alimentes recomiendan consumir unos 37 gramos de aceite de oliva crudo al día para maximizar los beneficios de este alimento y que no se vuelva en nuestra contra.

Es cierto que el aceite de oliva es alto contenido en grasa, pero ¿de qué grasa estamos hablado? ¿Son todas iguales? Es importante que prendamos a diferenciar los tipos de grasas para poder mejorar nuestra alimentación además de diferencias la densidad del aceite de cada uno.

Tipos de grasas contenidas en el aceite de oliva

Aunque el aceite de oliva contiene gran cantidad de grasas debemos tener en cuenta que son en su gran mayoría grasas no saturadas de origen vegetal (90%), de las cuales la mayor parte es ácido graso oleico.

Esto nos viene a decir que son grasas saludables y necesarias para mantener una buena alimentación e imprescindibles para la vida.

Las grasas de origen vegetal son más saludables que las grasas de origen animal ya que las forman ácidos grasos insaturados que no se acumulan en nuestras arterias y venas en forma de colesterol, al contrario que las grasas saturadas.

Además, estas grasas nos aportan otros beneficios:

  • Nos pueden ayudar a reducir nuestro colesterol. El aceite de oliva es alto contenido en ácidos omega 3 y omega 6. Estos ácidos nos ayudan a transportar el colesterol malo al hígado para su posterior eliminación. Todos hemos oído hablar del colesterol bueno y el colesterol malo ¿no? Pues el aceite de oliva nos va a aportar esa cantidad de colesterol bueno que es tan saludable para nuestro organismo.
  • Contiene gran cantidad de antioxidantes naturales que nos ayudarán a combatir el envejecimiento celular, a regular la presión arterial y a prevenir enfermedades como la fibromialgia o el cáncer.
  • Ayudan a controlar mejor el peso. Nos ayudará a controlar el apetito debido a la seotonina; una hormona de la saciedad.
  • Favorecen el transporte de vitaminas A, D, E y K a otras células de nuestro cuerpo.

¿Qué aceite de oliva elegir?

Hay muchos tipos de aceite de oliva. Dependiendo de la calidad del aceite, de su acidez o del momento de cosecha de la aceituna podemos atender a varios tipos de aceites de oliva.

Existe el aceite de oliva virgen extra, el aceite de oliva virgen, el aceite de oliva lampante, el aceite de oliva refinado, etc. Y dentro de estos existen variedades de aceituna cada una con sus diferentes características y cantidades diferentes de ácidos grasos. Las variedades picual, hojiblanca y arbequina son algunas de las más conocidas entre otras. También se diferencian los aceites según el momento de cosecha de la aceituna, es decir, hay aceites más tempranos y aceites más tardíos. Dependiendo del momento de la cosecha, el aceite será más intenso, es decir, amargará y picará más o por el contrario será más suave.

Por ejemplo, el aceite de oliva de variedad picual está compuesto de casi un 80% de ácido graso oleico del grupo omega 9. Este ácido en concreto desempeña un papel fundamental en la regulación del colesterol, ayudando a trasportar el colesterol formado por las grasas saturadas al hígado para su posterior eliminación.

Elijamos un tipo de aceite de oliva u otro debemos tener en cuenta que siempre es mejor tomarlo en crudo, ya que muchas de sus cualidades y propiedades se pierden al calentarlo a altas temperaturas.

Calorías del aceite de oliva, ¿de qué se componen?
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top